Infórmate

¿Debería hacerse la prueba del VIH toda mujer embarazada ?

El número de mujeres con VIH/SIDA es cada vez mayor en nuestro país, lo cual aumenta a su vez, la probabilidad de transmisión del VIH de la embarazada a su bebé durante el embarazo, el parto y/o la lactancia.

Una de las medidas indispensables para prevenir la transmisión del VIH al bebé, es la detección oportuna de la infección por VIH de la embarazada a través del diagnóstico de laboratorio.
Para ello, es necesario que en la consulta prenatal todas las mujeres tengan la oportunidad de realizarse una prueba en sangre para detectar la infección. Previamente, deberá haber recibido información, consejería y haber dado su consentimiento por escrito. La institución de salud debe garantizarle absoluta confidencialidad y consejería post-prueba.
Estas medidas posibilitan que la embarazada conozca si está infectada, para aplicar un esquema de tratamiento y medidas preventivas que disminuyan el riesgo de la transmisión materno-infantil, el cual incluye: suministro de medicamentos antirretrovirales para reducir la carga viral; nacimiento del bebé por cesárea, para reducir su exposición a sangre o secreciones maternas; administración de antirretrovirales al recién nacido y evitar la lactancia materna, aplicando alimentación artificial.
Este esquema ha logrado reducir las posibilidades de que el bebé nazca con la infección por VIH de un 30-50% al 0-1%; razón suficiente para que toda embarazada acceda a realizarse la prueba de detección del VIH, superando el miedo, el estigma y el desconocimiento para favorecer el derecho de los y las niñas a nacer en las mejores condiciones de salud y el derecho de mujeres y hombres a engendrar y tener hijos sanos.